Los terrenos resbaladizos, con parches de hielo y bancos de nieve al borde del camino, son una constante en Montecarlo. La lucha cerrada por la victoria, tal como en 2019 donde se registró la menor diferencia en la punta, parece ser otra costumbre ya que hoy la general se cerró en torno a tres nombres.

El galés Elfyn Evans, el francés Sebastien Ogier, ambos con Toyota, y el belga Thierry Neuville (Hyundai) se sacan chispas por la victoria, en una prueba que hoy tuvo cuatro especiales con tres éxitos del piloto de Hyundai en un intento por recortar distancias. Evans se quedó con la especial restante y recién sobre la etapa final abrió brecha sobre Ogier, tras quedar igualados en un momento.

Los tres pilotos de punta asoman como aspirantes fuertes a la corona, junto al campeón Ott Tänak, quien ayer sufrió un durísimo accidente con su i20 que afortunadamente no dejó consecuencias físicas.

El resto de la tropa en la categoría superior no logró siquiera acercarse al podio, y recién aparece Sebastien Loeb a más de dos minutos. Detrás los finlandeses Esapekka Lappi (M-Sport) y Kalle Rovanperä, y el japonés Takamoto Katsuta, ambos con Toyota, se ubican en quinto, sexto y séptimo lugar. Retrasados quedaron otro finlandés, Teemu Suninen, y el británico Gus Greensmith, luego de penar en los días previos.

Mañana un doble bucle cerrará la primera fecha de la temporada 2020, con un WRC que luce atrapante, con apellidos de peso pero también lleno de contrastes: al menos este fin de semana la lucha se cerró entre tres.