Por el momento todo sale a pedir del estonio Ott Tänak, quien hoy se impuso en tres tramos sobre ocho disputados en el Rally de Alemania. La décima fecha del Mundial puede traducirse en la tercera victoria en fila aquí y la quinta del 2019.

En los peligrosos caminos del Panzerplatte, Tänak logró un colchón de 32,4 segundos que lo separan del británico Kris Meeke, y de 41,8 por sobre el finlandés Jari-Matti Latvala, quienes completan un soñado 1-2-3 de Toyota. Sin dudas la casa japonesa tiene el auto a batir esta temporada, y sólo tres etapas de hoy no quedaron en poder del Yaris.

No obstante la fortuna también le sonríe a los orientales, ya que el belga Thierry Neuville marchaba segundo hasta que una salida de pista lo hizo caer en el clasificador hasta el quinto lugar. La ganancia fue además para el español Dani Sordo, quien superó a su compañero para aparecer cuarto.

Las cosas no van mejor para el seis veces campeón, el francés Sebastien Ogier, quien luchó contra la constante ida de trompa que experimentó el C3 y por el momento se ubica octavo, a sabiendas de que está 22 puntos por detrás de Tänak. Pero claro está que de no ser por la constancia del galo en Citroën se hubieran bajado mucho antes de la lucha por el título.

Dos pilotos que luchan por conservar su lugar de cara al 2020, el noruego Andreas Mikkelsen (Hyundai) y el finlandés Esapekka Lappi (Citroën) luchan entre sí por la sexta colocación y apenas 5,8 segundos los separan. Por último el clasificador se compone con el británico Gus Greensmith (M-Sport) en el noveno lugar y el debutante en la categoría, el japonés Takamoto Katsuta, en otro Yaris alineado para el protegido de Tommi Mäkkinen.

Mañana se avecinan cuatro tramos de 79,5 kilómetros que incluyen el Power Stage en los caminos de Dhrontal, que marcarán el cierre de esta décima fecha. Una presentación que puede marcar una bisagra si Tänak se impone, pensando en que abrirá una brecha importante con sólo cuatro paradas para concluir la temporada.