La prueba que tiene como epicentro los 1000 lagos en Jyväskylä, y que marcó la reanudación del calendario 2019 del WRC, puede abrir una brecha mayor en la lucha por la corona si el estonio Ott Tänak logra mantenerse al frente en los cuatro tramos que quedan por delante. Asimismo este sábado logró festejar tres scratch sobre ocho posibles y así abrió una pequeña diferencia  sobre sus perseguidores.

Dentro de un dominio pronunciado de Toyota, Tänak supera por 16.4 segundos al local Esapekka Lappi, quien se mostró en gran forma con el C3 luego de magras presentaciones en lo que va de este campeonato. El piloto de Citroën vivió una lucha mano a mano con su compatriota Jari-Matti Latvala, en el otro Yaris, y al final del día lo superó por 12.4 segundos. En este sentido la mala suerte del británico Kris Meeke, con un abandono forzado por un golpe contra una roca, le permitió a Lappi entrometerse entre los pilotos de la casa nipona.

Históricamente el Rally de Finlandia fue una cita dominada por escandinavos y así se ratifica en esta edición, donde el noruego Andreas Mikkelsen ostenta el cuarto lugar con el Hyundai mejor ubicado. Por su parte el campeón Sebastien Ogier, quien festejó en la edición 2013, se ubica lejos en quinta colocación aunque sólo 2.6 segundos por de detrás del i20, por lo que mañana se espera lucha entre ambos.

Además el resto del clasificador de la máxima categoría del rally mundial se completa con el irlandés Craig Breen, en su regreso al WRC, y el belga Thierry Neuville, ambos representantes de la marca surcoreana. Los de Neuville sin dudas es preocupante para sus aspiraciones ya que nunca logró estar en el ritmo de la punta. Por último los pilotos del M-Sport, el local Teemu Suninen y el británico Gus Greensmith completan las colocaciones.

Mañana la acción se centra en cuatro tramos distribuidos en dos bucles por Laukaa y Ruuhimäki, donde se bajará la bandera de la cita con un salto sobre la línea de meta mientras otra vez se ha extrañado el paso por la histórica región de Ouninpohja.