En búsqueda de firmar su triplete en el Rally de Alemania, hogar de la décima fecha del calendario 2019 del WRC, el estonio Ott Tänak se sintió a gusto pese al intenso calor que dijo presente en los viñedos de Mosela y en los caminos rurales de Sarre.

El piloto fuerte de Toyota sabe que un triunfo aquí puede empezar a inclinar la balanza sobre sus perseguidores, el multicampeón francés Sebastien Ogier, quien se ubica a 22 unidades, y el belga Thierry Neuville, que presenta batalla desde el tercer lugar de la tabla acumulada.

Por lo pronto en las seis etapas de este viernes Tänak logró imponerse en cuatro de ellas, y luego de ceder provisoriamente el liderazgo en manos del piloto de Hyundai cerró con 2,8 segundos de ventaja. Neuville se apuntó con dos scratch para que la marca surcoreana alcance las 200 victorias de etapa.

Asimismo, desde el tercer puesto las sensaciones de Ogier no fueron las mejores. El seis veces campeón de la especialidad sufrió nuevas complicaciones en la conducción de su C3 para perder 22,1 segundos respecto a la cima, y sólo la constancia del francés parece lograr que Citroën siga en carrera por la corona.

Por detrás en el clasificador se ubican dos pilotos de Toyota, el británico Kris Meeke y el finlandés Jari-Matti Latvala, separados entre sí por apenas dos segundos. El sexto lugar está en manos del noruego Andreas Mikkelsen, mientras que el finés Esapekka Lappi, el británico Gus Greensmith y el español Dani Sordo, se colocan séptimo, octavo y noveno, respectivamente.

Mañana se disputará un bucles de dos tramos cada uno en los caminos de Saarland mientras que habrá una pasada por duplicado en las carreteras militares de Panzerplatte, sumando un total 157,92 kilómetros.