Luego de un día totalmente diferente al reconocimiento de ayer con la presencia del sol que despejó la niebla del Shakedown, el panorama en el Rally Chile cambió por completo. Lo que no se modificó fue la tenacidad dominante de Ott Tänak, quien busca su segundo éxito del 2019.

Los caminos trasandinos fueron abiertos por el Hyundai del líder en el WRC, el belga Thierry Neuville, que como era lógico cayó en el clasificador hasta el cuarto lugar final pese a llegarse la SS3. Jari-Matti Latvala, con Toyota, comenzó con fuerza pero finalmente cerró el viernes en el último escalón del podio. Su compañero Kris Meeke se encuentra a casi veinte segundos en el objetivo de darle caza, mientras que Sebastien Loeb, Elfyn Evans, Andreas Mikkelsen, Teemu Suninen y Esapekka Lappi cierran el bloque del WRC.

Por encima de todos estuvo el Yaris principal, pilotado por Ott Tänak, quien fue claro dominador al quedarse con tres etapas de las seis en disputa: dos por la mañana y una por la tarde, repitiendo el scratch en Espigado. El estonio abrió la ventaja cuando se desarrolló el bucle vespertino.

Sin embargo la última especial del día, en el Parque Bicentenario de Concepción, quedó en manos de Sebastien Loeb, sacando la cabeza desde atrás para anotarse otra vez en una cita mundialista tras ausentarse en Córdoba. Mañana serán seis especiales más en el día de mayor recorrido y exigencia para las máquinas.