Ganar en casa es vital en la gran definición del mejor básquet del mundo. Lo sabían los Raptors y por eso cada pieza de la franquicia canadiense se exigió al máximo para doblegar en el primer juego a los Warriors.

El triunfo por 118 a 109 se solventó con la gran tarea de los pívots Pascal Siakam y Marc Gasol, y del jugador franquicia Kawhi Leonard. El camerunés Siakam aportó 32 puntos y el español Gasol sumó otros 20 tantos y bajó siete rebotes. Por su parte, el exjugador de San Antonio contribuyó con 23.

En los Warriors, Stephen Curry sacó la cara por los actuales bicampeones con 34 puntos. Además Draymond Green bajó 10 rebotes en una noche donde pesó más que nunca la baja de Kevin Durant, ausente desde la semifinal ante Portland por una lesión muscular.

El domingo, desde las 21 de Argentina, tendrá lugar el segundo juego en Canadá. Para Portland será fundamental un nuevo éxito para trasladarse al Oracle Arena de Oakland con margen de 2-0 pensando en la continuidad de las finales.