En el Oracle Arena de Oakland, los Toronto Raptors pisaron fuerte como visitantes para recuperar el miniquiebre de su rival en la definición de la mejor liga de básquet del mundo. Las bajas de Klay Thompson, Kevin Durant y DeMarcus Cousins fueron demasiado para los Warriors, que el viernes volverán a ser locales en el cuarto punto y allí no tendrán margen para el error.

Con Stephen Curry como casi única amenaza en la ofensiva, la visita se sintió en su salsa con la contundencia de Kawhi Leonard y la intensidad defensiva de los canadienses para decretar el 123-109 final que rompió la paridad en la serie.

El exalero de San Antonio, Kawhi Leonard, sumó 30 puntos, bajó siete rebotes y repartió seis asistencias. Además el base Kyle Lowry anotó 23 tantos y entregó nueve asistencias, y el gigante Serge Ibaka se destacó con nada menos que seis tapas.

Sin Klay Thompson, Kevin Durant y DeMarcus Cousins por lesión, los 47 puntos de Stephen Curry no fueron suficientes para los de Steve Kerr, que ahora deberán brindarse al máximo el próximo viernes para nivelar las acciones de cara al retorno a Canadá.