En forma inesperada el deporte argentino se sacudió con la muerte de Braian Toledo, producida poco antes de la medianoche del miércoles tras haber protagonizado un accidente con su moto cerca de su Marcos Paz, pese a que el atleta circulaba con el casco reglamentario.

Toledo, quien estaba radicado en Finlandia y que había retornado a Buenos Aires para participar de un campus de deportistas juveniles en el Cenard, circulaba en una Royal Enfield de 500 cc cuando una loma de burro sin señalización alguna, instalada hace cinco días, lo hizo perder el control e impactar con dureza contra dos palmeras. El hecho ocurrió en el cruce de la Ruta Provincial Nº 40 y la calle Monteagudo.

Gerardo Werthein, presidente del Comité Olímpico Argentino, dejó un mensaje de despedida en sus redes sociales: “Hemos perdido a una gran persona (…) Extraordinario deportista, humilde, generoso, siempre solidario con los demás. Querido Braian QEPD. Te extrañaremos mucho. Rezaremos por tí. Mis condolencias a toda la familia en este desgarrador y triste momento”.

Braian Toledo supo ser medalla dorada en los Juegos Olímpicos de la Juventud Singapur 2010, ganar en 2012 el Campeonato Iberoamericano de Atletismo, además de ser plata Campeonato Mundial Junior de Barcelona, y colgarse la medalla de bronce en el Mundial Juvenil de 2009 y en los Juegos Panamericanos de Guadalajara.

Además tuvo el placer de participar en los Juegos Olímpicos de Londres, en 2012, y de Río de Janeiro, en 2016, donde alcanzó la final (algo que no sucedía desde Ricardo Heber en Helsinki 1952) y culminó décimo.