Este domingo la Fórmula 1, en ocasión del Gran Premio 70 Aniversario, ofreció una presentación a la altura de su nivel que mantuvo la incertidumbre en base a un desarrollo estratégico, lejos de lo ocurrido hace una semana con un carrera pálida que recién se mostró espectacular en el giro final.

Más allá de las comparaciones la gran noticia que entregó Silverstone fue el quiebre al menos parcial de la hegemonía de Mercedes, que por primera vez no ganó en el año: Max Verstappen y Red Bull fueron los culpables tras una carrera planeada y ejecutada a la perfección.

El neerlandés partió con goma dura (dentro de los compuestos menos duros que entregó este fin de semana Pirelli), apostando por un desarrollo fuerte al principio que le permita llegar con calma al final. Con la bandera a cuadros la estrategia fue acertada ya que Verstappen ganó con una diferencia de más de once segundos sobre los pilotos de Mercedes.

Hoy el W11 demostró ser un monoplaza con aspectos a mejorar en lo que el chasis puede causar sobre los neumáticos, ya que rápidamente el poleman Bottas y Hamilton y Bottas padecieron problemas. Sobre la vuelta 13 ingresó a pits el finlandés, y un giro después lo hizo el campeón.

Verstappen, al partir con gomas duras, pudo estirar su detención por medias hasta la mitad de la carrera, y con ese plus darle el lujo de resguardarse otra vez con el compuesto más alto hasta el final sin preocuparse por lo que las Flechas de Plata pudieran hacer, aunque sobre su vuelta al trazado debió superar a Bottas, quien lo había rebasado al final de la recta.

Recién a diez giros del final empezó el último ataque del seis veces campeón. Pero a Hamilton no le alcanzó. El daño se estaba hecho y la estela del Red Bull de Verstappen era inalcanzable. Así Mercedes se bajó de primer escalón en 2020 para visitar los otros peldaños.

Detrás del podio, y con otra destacable gestión de los neumáticos, arribó Charles Leclerc. El monegasco apeló a una sola detención y así fue la única Ferrari en los puntos; Vettel penó por enésima vez con un trompo a metros de la largada, luego remontó y cerró en 12mo lugar.

Hoy se reivindicó el tailandés Alexander Albon (Red Bull), remontando al sexto lugar tras superar un duro trencito compuesto por Lance Stroll (Racing Point), Esteban Ocon (Renault), Lando Norris (McLaren) y Daniil Kvyat (Alpha Tauri). A su vez el alemán Nico Hülkenberg -quizá en su última carrera como reemplazo de Sergio Pérez- fue víctima de vibraciones en el discutido RP20 y terminó cayendo al séptimo lugar, cuando tenía todo para conseguir el ansiado podio en su GP número 158.

En una semana habrá ruido de motores una vez más como consecuencia de este calendario apretado de 2020: espera Barcelona, para hospedar al Gran Premio de España. Una prueba bien conocida por todos los equipos, al ser sede habitual en los test, y donde Verstappen firmó como hoy una victoria inapelable en su primer éxito allá por 2016.