Luego del dominio que marcó Ferrari en los ensayos previos, donde realmente importan los tiempos, en la qualy, nadie pudo doblegar al Red Bull de Max Verstappen. El piloto holandés le empezó a tomar el gusto a las vueltas rápidas y en el DF mexicano logró su segunda pole en el año.

El tiempo de 1:14.758 llegó en el último suspiro de la Q3 y pese a la presencia amenazante de banderas amarillas en ese sector su anterior registro también le permitirá partir en cabeza. Sin dudas, ese fuerte golpe de Valtteri Bottas -sin consecuencias para el finlandés- condicionó el final de la prueba.

Pensando en el domingo el joven holandés (que de imponerse será el hombre récord en el país azteca con tres éxitos) deberá ser fuerte ante Charles Leclerc, que con su Ferrari no le pondrá las cosas fáciles hasta la primera curva. Más atrás, desde la segunda fila partirán Sebastian Vettel y Lewis Hamilton, con el británico soñando con alcanzar la sexta corona.

La matemática le permite soñar al por ahora monarca en 2007, 2014, 2015, 2017 y 2018. Para festejar anticipadamente en este circuito, algo que hizo el año pasado, deberá al menos ganar y con vuelta rápida y esperar que Bottas sea cuarto o peor. Incluso siendo tercero alcanzará el objetivo mientras el finlandés arribe décimo y sin punto extra.

Por lo pronto el golpe de Bottas le impidió mejorar su tiempo y así quedó en sexto lugar, siendo superado por el tailandés Alexander Albon (Red Bull). Detrás se ubicaron Carlos Sainz y Lando Norris, ambos de McLaren, y Daniil Kvyat y Pierre Gasly, cerraron el top ten con los monoplazas de Toro Rosso.

El domingo, en la tarde de nuestro país, la Fórmula 1 puede conocer a su campeón cuando restarán todavía tres carreras por delante y así México quizá coronará a Hamilton como 2018. Bottas intentará evitarlo, mientras Red Bull y Ferrari parecen tener las cartas para luchar por la victoria en el DF.