Como ocurre habitualmente en el trazado de Cataluña las emociones se presentaron en cuenta gotas. Lo sabía Hamilton y por ello se aseguró la punta al final de la recta principal, para darle forma al tercer triunfo del año y así recobrar el liderazgo del mundial por siete unidades (con el bonus extra por la vuelta rápida) sobre un deslucido Bottas.

Poco ofrecieron las 66 vueltas a fin de cuentas y ni siquiera la presencia del Safety Car en la parte final (tras un encontronazo entre Lando Norris y Lance Stroll) logró poner en apuros a Hamilton, quien dio un golpe en la mesa para dejar en claro su condición de quíntuple monarca. Además encabezó otro doblete para Mercedes con cinco sobre cinco posibles hasta aquí: récord absoluto y que habla a las claras del momento que se vive en la categoría.

Bottas, quien acusó un problema en el embrague a la hora de mover, no logró seguirle el ritmo y con una estrategia calcada no hubo mucho que hacer. Por su parte Verstappen se destacó al firmar un nuevo podio en la Máxima dando cuenta de un Vettel muy optimista en la largada. Tras ello el piloto de Red Bull mantuvo a raya al alemán, frustrado por una bloquea en los metros iniciales donde dañó el primer stint.

La mala faena del equipo con base en Maranello terminó de completarse con el monegasco Charles Leclerc en quinto lugar, alternándose con su compañero y órdenes mediante del director Mattia Binotto en los únicos sobrepasos los tifosi pudieron disfrutar hoy.

Detrás de los tres principales equipos, que completaron los seis lugares con el francés Pierre Gasly en el otro Red Bull, se presentó lucha para definir los últimos puntos en disputa. El danés Kevin Magnussen recobró terreno para Haas con el séptimo puesto final pero igualmente la escuadra norteamericana sigue perdiendo terreno en carrera.

El local Carlos Sainz acaparó toda la atención del público, más aún con las dudas en torno a la continuidad de la prueba española, y firmó un octavo lugar positivo para afianzar a McLaren como el cuarto equipo entre los constructores. Y por último desde el fondo Daniil Kvyat logró recobrar terreno con el Toro Rosso para superar a Romain Grosjean (Haas), quien batalló hasta el final para llevarse un punto.

Ahora el Gran Circo de la Fórmula 1 verá acción nada menos que en Mónaco dentro de quince días. La cita más glamorosa de la temporada deberá ser mejor que la versión entregada en este opaco Gran Premio de España. Por el bien del campeonato ojalá que así sea aunque todo dependerá de Mercedes, hasta aquí imbatible.