La polémica va a llegando a su fin a pesar de que los corazones velezanos aún sangren por la partida de quien era su ídolo. Zaraté vistió ayer por primera vez los colores azul y oro, e instantáneamente subió una foto a sus redes.

El mensaje es claro, hay que mirar hacia el futuro: