Varios clubes de la Superliga tienen deudas económicas con sus planteles (sin ir más lejos, Central estuvo a punto de no concentrar este fin de semana por este tema) y eso es algo que preocupa a Agremiados, que contempla la posibilidad de que haya una huelga si los problemas persisten en el corto plazo.

Ante este panorama, el secretario general de Futbolistas Argentinos Agremiados, Sergio Marchi, se comunicó con Mariano Elizondo, presidente de la Superliga, para manifestarle su inquietud al respecto. El próximo martes habrá una reunión entre ambas partes para buscarle una solución al problema, con la chance latente (aunque por ahora lejana) de un paro después de la quinta fecha.

Aparte del Canalla, el rumor es que hay otros cuatro clubes con muchas dificultades monetarias, entre los cuales habría dos de los denominados “grandes”. Habrá que esperar hasta la semana que viene para ver si la sangre llega al río o si aparece una solución que deje a todos conformes.