Está pasando un momento difícil en lo personal y, como podría hacerlo cualquier persona, no lo exteriorizó de inmediato. Masticó el dolor, digirió la pena y en el contexto de la victoria del equipo en homenaje al 10, Ramón Ábila se robó todos los flashes por un relato conmovedor.

“Vengo golpeado hace varios meses, porque tuve la mala suerte de que mi hermano se quitara la vida en la casa. Había que pedir ayuda, porque tenía depresión. El dolor es mucho y tenemos mucha tristeza en mi familia. Hay mucha gente que la pasa mal y no la puede contar, y eso es muy triste”, fueron las palabras que eligió para compartir sus sensaciones.

En el afán de poner su experiencia al servicio de los que necesitan auxilio, ahondó en detalles los pormenores de la enfermedad que acabó con la vida de su hermano: “Por eso le digo a la gente que hay que pedir ayuda. La salida siempre es hablar y ofrecerte a las personas que te quieren de verdad para salir de esa angustia. Pero estoy agradecido de estar acá y darle este homenaje del lado de adentro. Vamos a recordarlo por siempre”.