Fue un cimbronazo muy grande el que sufrió San Lorenzo el pasado sábado ante Boca. El último puesto molesta, los triunfos no aparecen y la continuidad de Jorge Almirón se miro con lupa. El entrenador dejó pasar el fin de semana y este lunes habló en conferencia acerca del momento del equipo, que en dos días jugará una final frente a Junior, en el Gasómetro y por la Copa Libertadores.

“Yo puedo tratar de dar explicaciones desde mi lugar de entrenador. No hablé después del partido del sábado porque fue un golpe duro. El miércoles tenemos la motivación de jugar un torneo diferente”, expresó.

Y añadió. “Si estoy pensando en que vamos a ganar el miércoles y me pongo plazos… Yo no soy así, no vivo así. Estamos arrancando recién en la Copa y venimos de sacar un buen resultado como visitantes… Confío en el espíritu y el corazón del jugador, espero una muestra de carácter de mi equipo el miércoles. Me llevó mucho tiempo llegar acá y no tengo ninguna duda”.

Ya son quince los partidos que el club lleva sin ganar a nivel local, sumando además la igualdad ante Melgar. A todo esto, dijo. “No es momento para buscar responsables. Hoy sólo pienso en el partido del miércoles, en levantar al equipo lo antes posible. El club no merece estar así. Esto es para hombres y lo vamos a hacer”.