Debido a la presencia del coronavirus, el fútbol argentino decidió suspender con su actividad por completo. En una primera fecha que trajo polémicas en cuanto al desarrollo de las fechas y la no presentación de River ante Atlético Tucumán, finalmente pararon la pelota en nuestro país.

Con este parate, en la AFA planifican todo de cara al futuro y ayer por la tarde hubo una reunión entre dirigentes. Luego de esto, Jorge Amor Ameal habló con Radio La Red y si bien habló sobre varios temas, desde su situación personal con la aparición del COVID-19 hasta el futuro del fútbol local.

“Primero me peleo con la familia, que no quieren que vaya al club. Voy dos o tres horas. Boca es muy grande y tiene temas complejos. Mi familia no quiere que vaya, mis hijos. Quieren que me quede. La obligación me supera. Con cuidado. Boca está cerrado. Tenemos guardias, pero pura y exclusivamente un gerente. Estamos achicando en todos lados, en la parte deportiva, administrativa”, indicó en primera instancia el presidente de Boca.

Por último, opinó sobre el episodio del último fin de semana que tuvo como protagonista a River Plate: “Para nada, no hablamos de la quita de puntos de River. Hoy lo importante era ver cómo ir resolviendo lo que sigue. River en su momento lo que le pasó es que tendría que haber cumplido. Nosotros viajamos y nos sometimos al juego. Cuando uno acepta las reglas, se tiene que someter. No quiero entrar en polémicas. Los reglamentos están para cumplirlos”.

Luego, se refirió al regreso de la actividad en el país pero el mandamás azul y oro no quiso apurar el calendario e indicó: “Es muy apresurado hablar del campeonato. Quedamos en comunicarnos por vía telefónica. Vamos a instrumentar formas. Es rápido decir que en quince días empieza el fútbol. Tenemos que ver que es lo mejor para nosotros y para la sociedad en su conjunto. No estamos aislados. Hay que tomarlo con cautela y precaución”.