Tras el empate 0-0 en La Paternal, Boca y Argentinos Juniors definen el pase a la final en la Bombonera. El encuentro se disputará el próximo domingo. Durante el mediodía de este martes, Daniel Angelici, junto a otros dirigentes y dos jugadores (Emmanuel Mas y Nicolás Capaldo) estuvieron presentes en la inauguración de un nuevo colegio en el Partido de Vicente López.

“Estamos en una competencia que falta poco. Vamos a esperar a terminar esta copa que estamos jugando. El objetivo del club es llegar a la final. Ya vamos a tener tiempo para hablar de los refuerzos. Estamos todos concentrados en esta copa y no sería bueno de mi parte empezar a hablar de refuerzos”, señaló Angelici en rueda de prensa.

Además, agregó: “Siempre nos sentimos obligados a ser protagonistas del torneo que juegue Boca. Cuando llegás a la final, hay que ganarla. Estamos muy conformes con este semestre”, soltó. Y sobre la llegada de refuerzos, contó: “En junio vamos a traer para seguir jerarquizando. Hoy lo importante es estar muy concentrados”, indicó.

Consultado por lo sucedido con Mauro Zárate en la serie entre Boca y Vélez, el presidente del Xeneize expresó: “Hay que trabajar y ser humildes. Es el mensaje que le dí al club. Los jugadores tienen que hablar dentro de la cancha y es lo que espera el hincha. Como sociedad no entendemos que los jugadores son profesionales, y a todos nos gustaría que empiecen y terminen en el mismo club”, soltó.

“A nadie le gusta ir a una cancha y que le puteen. Lo que más me preocupa es que no hemos respetado el himno nacional. Se terminó y hay que bajar los decibeles”, manifestó el Tano. Sobre la expulsión de Vélez a Zárate como socio de la institución, aclaró: “Todo innecesario. Nos vamos a hacer cargo. Es un profesional que fue a jugar un partido de fútbol y todos tenemos que colaborar para bajar esta locura en la que vivimos”.

Por último, se refirió a los arbitrajes del fútbol argentino: “A veces te toca y otras veces no. En la cancha de River, Vigliano cobró un penal y expulsó a Gago, y le había pegado en el pecho. Los árbitros no se quieren equivocar. Hay que saber que es muy difícil dirigir en este país y van a seguir habiendo errores. Ojalá el día que venga el VAR haya jugadas que se puedan corregir”, sentenció.