Mientras Boca descansa debido a las Elecciones Primeras Obligatorias en Argentina, Darío Benedetto debutó con la camiseta del Olympique de Marsella. El delantero fue transferido al conjunto francés a cambio de 18 millones de dólares brutos.

Luego de su partida, Daniel Angelici prefirió mantenerse calmo y no salió a hablar. Pero con el correr de los días, el presidente del Xeneize fue consultado por la salida del Pipa: “¿Cómo te puedo decir? Yo tengo muy buena relación con los jugadores. Se lo dije a él. Me da bronca que hace dos meses nos dimos la mano, le habíamos mejorado el contrato y me dijo ‘quedate tranquilo, estoy bien y me quedo hasta fin de año’. Y después cuando vino la oferta de afuera yo le dije que para Boca no era ni buena ni mala porque el club no necesita vender”, dijo en diálogo con el programa radial Estamos Motivados (AM 990).

Además, agregó: “Pero él, con 29 años, sin pasaporte (europeo), con un contrato por cuatro temporadas, con el monto que le pagaban, quería irse. Por más que en Boca ganaba bien, allá le duplicaron en euros, con un monto fijo más bonos. Una vez que vio la propuesta laboral, él quiere irse, y uno no lo puede retener”, puntualizó el mandamás del Xeneize.

“Perder una final a todos los bosteros nos duele, pero el fútbol da revancha y esperemos que sea rápida. Si en el medio tenemos que volver a enfrentarnos, será una revancha mucho antes de los que se pensaba. Primero tenemos que ir a Quito. El objetivo es volver a estar es una final”, expresó Angelici sobre una posible semifinal ante River en la Copa Libertadores.

Con respecto a los refuerzos de Boca, afirmó: “Cada vez apuntamos más alto y es difícil traer a los distintos en Europa, por distintas situaciones económicas o familiares. Hemos traído tres jugadores de jerarquía: Mac Allister, Salvio y De Rossi. Hemos comprado un porcentaje importante de Hurtado, que para nosotros es una proyección como delantero y que creemos que a futuro le va a rendir mucho a Boca”, finalizó.