Nicolás Gaitán fue uno de los jugadores a los cuales Nicolás Burdisso llamó durante el receso de verano. Y fue sólo eso: enviarle un mensaje al jugador para que sepa en el Boca pensaron en él. Desde un primer momento su llegada al Xeneize era complicada: el volante está jugando en Dalian Yifang de la Superliga china, donde cobra un contrato impagable para los números que se manejan en Argentina. Si quisiera volver, debería resignar muchísimo desde lo económico.

A la hora de hablar de nombres tangibles a la economía del fútbol local, Angelici fue tajante y hasta gracioso respecto de la situación del volante. En La Red, sucedió este curioso diálogo.

-Y si te lo ofrecen a préstamo?

-Angelici: ¿Y quién le paga el salario?

-Puede que los chinos paguen una parte.

-Angelici: Son chinos, no boludos. 

Está claro que el hincha de Boca deberá olvidarse de la vuelta de Gaitán, no?