Seguramente el tema vaya para largo, porque aunque comenzó como una apuesta de Guillermo Barros Schellotto e incluso se lo mencionó para emigrar a Europa, la realidad es que Agustín Almendra se niega a asistir a los entrenamientos de Boca.

Después de semanas sin ninguna novedad, el volante posó para una foto luego de realizar una compra en una joyería, que subió el material a Instagram. Días atrás llegó una consulta de Estudiantes para incorporarlo a préstamo, pero desde La Plata se espantaron cuando les exigieron 300.000 dólares.

“Intimamos a que venga a trabajar, el trabajo de él es entrenar. Boca quiere que juegue, no que no juegue. Ante la negativa, lo tenemos que intimar para cuidar el patrimonio”, fueron las palabras de Jorge Amor Ameal, quien siguió la línea de Jorge Bermúdez y Raul Cascini.