Las relevantes actuaciones desde su llegada, con logros históricos, ubicaron a Franco Armani como pieza vital de la estructura del equipo. El silencioso liderazgo que pregona, sumado a su efectividad bajo los tres palos, hacen imposible encontrarle un reemplazante.

Sin embargo, sorprendió al declarar que se retirará del fútbol con el buzo de su ex club: “Me quiero retirar en Atlético Nacional”. Tiene contrato en River hasta junio de 2022 (cláusula de rescisión de 20 millones de dólares) y pese a los sondeos, nunca estuvo en los planes negociarlo.

“Atlético Nacional es todo. Fue el equipo que creyó en mí, que confió, que me vio crecer como futbolista y persona. Solo tengo palabras de agradecimiento. Me quiero retirar ahí”, aseguró con convicción en “Rincón del deporte”.