Tras la salida de Barovero, una de las prioridades de la dirigencia de River era contratar un arquero. Después de muchos nombres en danza, finalmente el elegido era Franco Armani, el “1” de Atlético Nacional que el próximo mes jugará semifinales de Copa Libertadores ante San Pablo. Pero luego de un largo coqueteo, el argentino decidió que continuará en el conjunto colombiano.

Quien habló fue su representante, Nicolás Petrópulos. “Tomó la decisión de seguir en Atlético Nacional. Están totalmente descartadas las chances de llegar a River”. Y agregó: “Su vida deportiva es Nacional”.

Armani firmó por tres años más con el Verde y por lo tanto, desde Núñez, deberán buscar otro apellido para que llene el vacío que dejó Barovero. Por ahora, el juvenil Augusto Batalla defenderá el arco del Monumental.