Fue récord la asistencia de Mitre en el proceso de transferencias que termina a la medianoche de este jueves. La dirigencia de Guillermo Raed, acudió a los pedidos explícitos de Hernán Ortiz, redefiniendo la delegación que puede llegar a la máxima división del fútbol en Argentina.

El peso específico del dirigente, fue prematuro en estas horas luego de poner en duda su continuidad al frente del cargo de directivo y el puesto de vicepresidencia en la Asociación del Fútbol Argentino.

Sin embargo, los agravios no obstruyeron el reinado de los dirigentes al momento de sumar nuevas variantes en el club santiagueño. En este caso, Camilo Albornoz y Matías Solohaga, son referentes de las juveniles de Atlético Tucumán.

Desde el “Decano” conceden un préstamo anual, dada la trascendencia que tendrá a partir del viernes el campeonato de la segunda divisional hasta el año que viene. El defensor de veinte años, jugó un encuentro ante Lanús, y en junio del 2019 firmó el primer contrato en la institución.

Por su parte, el delantero neto es la principal generación de expectativas en Santiago Del Estero. El futbolista proveniente de San Lorenzo de Alem, fue transferido definitivamente por la dirigencia tucumana tras el préstamo finalizado en agosto del año pasado.

El pacto entre partes data hasta junio del 2022, y si surge una futura venta, el club catamarqueño percibirá el 15% de la transacción.