Ni el más optimista hincha de Atlético Tucumán hubiera soñado con una actuación tan convincente de su equipo, que goleó 3-0 a River y sacó una ventaja más que considerable de cara a la revancha de los cuartos de final de la Copa Superliga.

Hubo un partido, mientras estuvo 0-0, en el que hubo paridad, aunque River parecía pararse mejor en la cancha. Atlético Tucumán quiso trabar el trámite en la mitad de cancha, lo mejor del Decano, pero la balanza se inclinaba hacia el visitante. Pero una ráfaga de goles en el José Fierro cambió la perspectiva.

A los 34, Barbona dibujó una linda pared con Díaz y sometió a Armani para el 1-0 y tres minutos después, a la salida de un córner, Díaz se la bajó de cabeza a Toledo y el delantero puso el segundo.

En el complemento, hubo un desarrollo muy claro: River yendo, sin muchas ideas, a buscar el descuento y Atlético parado de contra buscando aumentar la ventaja. Entre uno u otro, sucedió lo segundo. Armani (de flojo partido) dejó un rebote corto y Toledo olió sangre y así puso el 3-0. Lapidario pero no definitivo.

La serie de 180 arrojó una clara ventaja para el Decano y toda la presión para la revancha del próximo martes será para River.