Independiente se enfrentaba a Lanús con la posibilidad de que sea el último partido de Sebastián Beccacece como entrenador. Fue así, ya que tras la derrota 0-2 ante el Granate, el entrenador dejó su cargo. “Decidimos de común acuerdo con la dirigencia, no haber logrado los objetivos planteados por los resultados. Agradezco a los futbolistas y dirigentes la posibilidad que nos dieron. No se pudo plasmar en resultados la idea”, explicó el ex entrenador del Rojo en conferencia de prensa.

Además, agregó: “Aplicamos el sentido común con los dirigentes, de no poder alcanzar a través de los resultados planteados estar dónde creemos haber estado, más allá del vínculo y las ganas”, señaló. Y sobre su salida, resaltó: “Sabemos las urgencias y exigencias, todo lo que se genera. En ese sentido, liberar cierta situación de tensión, puede ser favorable”.

Desde su llegada, Beccacece dirigió 16 encuentros: ocho victorias, siete derrotas y un empate. “Obviamente dolido. Hemos construido una forma. Lo más importante es el valor humano con el grupo, dimos todo. Cuando uno da todo y se vacía, el reproche interno no existe. Después, sí evaluar por qué no alcanzamos la regularidad. Pero son cosas futbolísticas. La manera de conducir, lo hicimos con nobleza, entereza y dignidad. Es importante”, manifestó.

Sobre sus ex dirigidos, contó: “El equipo cuando pudo acercarse a lo que pretendo, gustó pero no fue de manera continua. Estos espacios exigen regularidad. Por no haber encontrado, más allá del tiempo. Pudo haber tenido más fútbol de lo que tiene, pero no lo concretó”, indicó.

Por último, dijo: “Acepto la situación que nos toca, con grandeza y dolor. El fútbol es como la vida. En el fútbol y en la vida perdí más de lo que gané. Y se aprende mucho más en la derrota y espero trasladarlo al próximo lugar en el que me toque trabajar. De esta situación saldremos favorecidos, con el duelo que corresponda, con la cabeza arriba”, sentenció.