El próximo lunes 17 de junio, San Lorenzo comenzará la pretemporada con su nuevo entrenador: Juan Antonio Pizzi. Con respecto al último semestre, Nicolás Blandi afirmó: “Fue un semestre duro. Ninguno estuvo contento con cómo se dieron las cosas y los resultados que obtuvimos. Pudimos pasar de fase que era el objetivo”, resaltó.

Sobre la relación con Jorge Almirón, señaló: “Es normal que uno pueda tener mejor piel con un jefe o un compañero como sucede en cualquier trabajo, pero el grupo se brindó al máximo para tratar de responderle al entrenador en todas las exigencias que tuvimos. No soy quién para juzgar una relación humana”. Y agregó: “No se dieron los resultados. Tratamos de trabajar y reflejar la idea que él tenía. Indudablemente no pudimos lograrlo. Cuando las cosas no salen bien, las responsabilidades son compartidas y cada uno tiene que asumir la parte que le toca”, apuntó.

“El grupo se brindó al máximo desde el primer día hasta el último. Trato de responderle al entrenador en todas las exigencias que tuvimos. Uno siempre espera que un entrenador defienda a sus jugadores, aun cuando tal voz no lo merezcan o no se lo hayan ganado. Pero es una opinión personal. Para adentro tiene que existir autocrítica porque los clubes grandes demandan exigencias”, manifestó.

Además, añadió: “Algunas situaciones con Almirón molestaron dentro del plantel. Jorge (Almirón) sabe de todo el esfuerzo que hice para jugar algunos partidos y la consecuencia que me trajo para jugar posteriormente”, indicó.

Sobre la salida del ex entrenador de Lanús, declaró: “Jamás pusimos o sacamos un entrenador o jugador. Siempre se abarcan cuestiones generales en cuanto al grupo o institución. No creo que dirigentes tan importantes como Lammens, Tinelli y los que le acompañan, necesiten una opinión nuestra para decidir si un entrenador debe seguir o no. Están capacitados para decidir”, resaltó.

Por último, se refirió a la idea de juego de Almirón: “No sé si era muy complejo pero sí fue un cambio brusco. Es difícil cuando se pone un esquema táctico por encima de las características de los jugadores porque si no tenés los jugadores indicados para cumplir con ciertas funciones, el jugador se va a sentir incómodo. De nuestro lado mostramos la mayor predisposición”, cerró.