Los caminos de Jan Hurtado y Boca parecían lejanos. Todo indicaba que el delantero continuaría su carrera en Sampdoria. Finalmente, no hubo acuerdo entre Gimnasia de La Plata y el conjunto italiano, y se cayó el pase del jugador. La oferta de Boca se mantuvo en las oficinas del conjunto Tripero, y fue aceptada por los dirigentes del club.

El Xeneize pagaría una cifra de 5.000.000 de dólares brutos para quedarse con el 100% del pase. Luego de realizarle la revisión médica, el venezolano firmaría su contrato por cuatro temporadas con la institución de la Ribera. De no aparecer inconvenientes, se convertiría en el segundo refuerzo del equipo dirigido por Gustavo Alfaro, tras la llegada de Alexis Mac Allister.

Sobre la llegada de Hurtado, Alfaro había señalado: “Me interesa porque Boca no tiene jugadores de esas características en las Inferiores”. Tras sellar su vínculo, el delantero de 19 años viajaría a México para sumarse a los últimos días de pretemporada con el plantel Xeneize.