Boca recurrió al Tribunal Arbitral del Deporte para que se considere su clasificación a la Copa Sudamericana del año próximo, ya que no participará de ninguna competencia internacional.

Los dirigentes quieren que se respete los criterios primarios indicados en el reglamento y no se modifiquen con el torneo iniciado. El desacuerdo se debe a que en el certamen iban a participar los mejores del torneo actual que no participaran en la Copa Libertadores, pero al modificarse el calendario la copa arrancará en abril en vez de agosto, el mismo no estaría finalizado y, por ende, la Conmebol utilizó como referencia el torneo corto que se llevó a cabo entre febrero y mayo (ganado por Lanús).

En aquel campeonato, Boca finalizó décimo en la Zona 2 con 20 puntos y no cumplió con los requisitos necesarios para reclamar dicha clasificación.