El Xeneize fue muy superior a Aldosivi de Mar del Plata, lo derrotó por 4-0 con un Gago exquisito y un juego colectivo propio de un equipo que sueña con una nueva estrella en su escudo. Los errores del arquero Matías Vega fueron decisivos en el resultado. Patricio Loustau expulsó a Cánever, dejando al Tiburón con 10 hombres. Boca puede ser campeón en Bahía Blanca cuando visite a Olimpo.

A pesar de que Banfield haya ganado su partido, Boca iba con la ilusión de empezar a levantar el título en Mar del Plata. Por su parte Aldosivi, debía  sumar puntos para agrandar su promedio de cara al próximo torneo.

La estrategia de Boca fue hacer ancha la cancha desde los primeros minutos, que suban los laterales y que los hombres de ataque se muevan por distintas zonas del campo. Esto obligaba al Tiburón a pararse detrás de la mitad de la cancha.
Una escena recurrente del primer tiempo fue la novela entre Roberto Brum y Ricky Centurión. El uruguayo tenía la tarea de neutralizar al 10 boquense con reiteración de fouls.
En una de las más claras de la primera mitad, Benedetto comandó una avanzada por el medio y armó una pared con Silva para llegar de cara el gol, pero su remate se fue desviado por encima del travesaño.
A los 38 llegó el latigazo que rompió el marcador a favor de Boca. Fue desde el pie derecho de Cristián Pavón, quien recibió lejos del arco, sacó un tiro esquinado y potente, y gritó el 1-0. Un minuto después apareció el error inaceptable de Matías Vega que la quiso sacar con los pies, pero su tiro rebotó en Centurión y fue a parar al fondo de la red. En menos de dos minutos el Xeneize liquidó el partido a su favor para estar más cerca de ser campeón.

Ya en el inicio del complemento, Guillermo Barros Schelotto tuvo que gastar su primer cambio, obligado por la lesión de Leo Jara, en su lugar ingresó Peruzzi.
A los 17 minutos, el capitán Jonathan Galván golpeó a Silva en la previa de un córner y el árbitro Patricio Lousteau decidió “perdonar” al defensor de Aldosivi a pesar de la queja de los hombres xeneizes.
Mediando el segundo tiempo los neutrales demostraron las fallas paupérrimas del operativo policíaco al crear un espectáculo de bengalas en la tribuna.
Aldosivi tuvo la chance de descontar en el minuto 23 con un cabezazo de Lugüercio que fue a dar en la unión del ángulo para que todo el Minella se tomara la cabeza entre suspiros y lamentos.
A los 31 llegó otro error garrafal del arquero Vega, que en un rebote decidió derribar a Centurión con un patadón. Lousteau no dudó, claro penal para Boca. Gago se hizo cargo y decretó la goleada con la pena máxima. El partido iba 3-0, dos de los goles productos de errores del guardameta.
Pero quedaba más, porque a los 37 del complemento llegó la expulsión de Franco Cánever por un supuesto codazo a Centurión. Para Boca el partido era un deleite, pero le quedaba repertorio a Gago, que sacó un gran centro para Bou que la bajó para Silva que llegaba como un tren y remató potente ante la desesperada salida de Vega.

Aprevide permitió el ingreso de hinchas “neutrales” al Minella unos 15 mil aproximadamente, los policías se ocuparon de que los hinchas no lleven identificación alguna con el azul y oro. Una decisión totalmente ilógica y única de nuestro fútbol criollo.

Fue 4-0, para un Boca compacto, que recuperó la personalidad y la chapa de futuro campeón del fútbol argentino.

Mirá los tantos de la goleada Xeneize: