El objetivo en la defensa de Boca se llama José Luis Palomino. El director deportivo Burdisso conoce de las cualidades del ex San Lorenzo y, junto a Alfaro, quieren su llegada. Pero Atalanta está reacio a negociar y rechazó una oferta de siete millones de dólares. El jugador rompió el silencio, a todo esto, y manifestó su interés de volver al fútbol argentino por una razón.

“Sé que Boca me acerca a la Selección y ése es un anhelo de toda la vida. Hay una Copa América por delante y mi sueño es ponerme la celeste y blanca. Por lo que representa a nivel mundial, sería el máximo desafío de mi carrera”, expresó a Olé.

Además puntualizó su versatilidad de adaptarse a varios puestos en la última línea. “En el último año y medio en Atalanta jugué de stopper por izquierda con tres atrás. Y últimamente de líbero con línea de tres”, dijo.