Boca parecía que se llevaba los tres puntos de Córdoba, en un partido donde no había hecho demasiado, pero un gol de Lértora a diez minutos del final le dio la igualdad a Belgrano y todo el Xeneize terminó masticando bronca. 1-1 y ahora quedó a diez del líder  Racing.

No se debe haber ido muy conforme Alfaro de Barrio Alberdi. Porque mostró muy poco para lo que espera de un equipo con aspiraciones. Le costó hacer pie en, vale remarcarlo, un campo de juego en pésimas condiciones. Ante esas circunstancias, no debió sorprender que el Xeneize pegara con balón detenido. A los 15 Lisandro López puso la cabeza tras un córner y marcó el 1-0.

Luego de la ventaja, apareció la figura de Andrada para mantener su valla invicta (un cabezazo de Novillo a contrapierna, la mejor) y así Boca se fue al descanso con la ventaja.

En el segundo tiempo, Belgrano siguió yendo a puro corazón en pos del empate, mientras que Boca no aprovechó los lógicos espacios que dejó el pirata. Tanto esfuerzo tuvo su recompensa a los 36, cuando Lértora capturó un rebote y sometió a Andrada con un remate rasante.

Contagiado por el empate, los de Osella fueron como para ganarlo, al igual que el Xeneize, herido en su orgullo. La última imagen fue un tiro libre de Pavón que pegó en el travesaño y un rebote que dio toda la sensación que fue mano de Guidara. El árbitro Loustau omitió la acción y las protestas de todo Boca, que perdió una inmejorable chance de prenderse definitivamente en la lucha por el campeonato. Ahora está a diez de Racing, con un encuentro menos.