Boca no tuvo un buen partido en el estadio de Quilmes y perdió de manera justa ante Estudiantes por 2-0. Además, la derrota le significó al Xeneize abandonar el liderazgo del fútbol argentino tras 617 días.

La pasó mal el equipo de Guillermo en el Sur. Porque nunca se halló en el terreno de juego e incluso a los cinco minutos ya tenía un futbolusta averiado (Cardona) y otro reemplazado por lesión (Izquierdoz). Durante el primer tiempo, el trámite del partido fue friccionado, de mucha lucha. En ese ámbito, prevaleció el Pincha, que con actitud dejó una mejor imagen, pese a tampoco llevó gran peligro hacia Andrada.

En el complemento aparecieron las emociones. Primero, Estudiantes aplicó la especialidad de la casa: balón detenido, dos cabezazos en el área, el segundo del recién ingresado Noguera y ventaja pincharrata.

El resultado se amplió a los 30, cuando Guillermo ya había agotado cambios con los ingresos de Villa y Abila. El juvenil Pellegrini armó una linda jugada entre Goltz y Barrios, y definió el encuentro frente a Andrada.

Estudiantes se abrazó a un triunfo justo, mientras que Boca mostró su peor cara, tanto individual como colectiva.