Tras el Mundial, el Celta de Vigo puso sus ojos en Nahitan Nández, jugador de Boca y de la Selección Uruguaya, tanto así que estaba dispuesto a pagar alrededor de ocho millones de euros por el jugador, cifra que fue rechazada por el club argentino por considerarla insuficiente.

El destino del volante es incierto, estaría en busca de nuevos horizontes tras la falta de continuidad en el plantel que comanda Guillermo Barros Schelotto, fue suplente ante Alvarado por Copa Argentina y frente a Libertad por Copa Libertadores.

Boca pretende mas dinero por el uruguayo, ya que su claúsula esta estipulada en 16 millones de dólares. Mientras tanto el conjunto español todavía mantendría charlas con Pablo Bentancur, representante del jugador, para llegar a una solución.