El clima no fue bondadoso y azotó la Ciudad y el Gran Buenos Aires en estos últimos días. Boca Juniors lo padeció y está meditando dar por concluida su pretemporada en Cardales, donde planeaban permanecer hasta partir a Norteamérica para disputar tres amistosos.

Gustavo Alfaro y su cuerpo técnico concluyeron que el estado de la cancha no era el adecuado para entrenar intensamente y se dispusieron a trotar alrededor de la cancha y trabajar en el gimnasio.

Por el momento, permanecerán en la localidad ubicada al norte de la Ciudad de Buenos Aires hasta el viernes, pero no confirmaron que se vayan a quedar hasta el día 29, que era el plan original antes de viajar a Estados Unidos.

En caso de regresar, todavía no se aseguró cual será la sede donde continuarán sus trabajos previos al arranque de la temporada. Se manejan tres posibilidades: buscar un nuevo lugar, el Complejo Pedro Pompilio o el predio del club en Ezeiza.