Luego de la obtención de la Copa Libertadores 2009, Estudiantes participó del Mundial de Clubes y disputo la final del certamen ante el Barcelona. El encuentro favoreció al equipo argentino hasta el minuto 44 del segundo tiempo, que llegó el grito de Pedro y el encuentro se definió en el tiempo suplementario (Messi convirtió el tanto definitorio). A más de once años de la final, Mauro Boselli (anotó el único gol de Estudiantes) mantuvo una charla con Soy Fiera, recordó aquel encuentro y reveló un detalle particular.

“Estuvimos a dos minutos de ganarles. Es más, ese partido lo empatamos en los 90. Se dio como se dio y queda la espina, más a mí que hice el gol y mi foto hubiese dado la vuelta al mundo. A (Lionel) Messi lo conocía por el Sudamericano Sub 20 de Colombia, pero la Bruja se había peleado con un ayudante del cuerpo técnico de Guardiola y nadie pudo cambiar las camisetas porque Barcelona avisó que no lo iban a hacer por culpa de eso”, sentenció el delantero argentino.

Consultado por la posibilidad de retornar a Boca, el delantero explicó: “Si me buscaban iba a estar en una encrucijada. Por todo lo que viví y el cariño que siento por Boca y lo que me dio, hubiese sido lindo volver a vestir esa camiseta. No tenía en la cabeza volver más que nada por lo que respecta al país, que no atraviesa una de las mejores situaciones. Volver hoy no es una situación que se plantee mucho para mí o para mi familia. También hablo con gente de Estudiantes, como Agustín (Alayes) y Sebastián (Verón). Ellos saben que el club entra en un lugar muy grande de mi corazón, pero la situación de hoy en día hace que yo piense otra cosa”, subrayó.

En otro orden, habló sobre su desembarco en el León de México: “Cuando me quedaba un año con Wigan y apareció la posibilidad, mi representante me dijo ‘Te está buscando León y quieren que vengas’. Venía de una mala experiencia en Europa y no quería equivocarme en el club, entonces lo primero que hice fue hablar con Gustavo (Matosas). No conocía al equipo ni la ciudad, pero más allá de todo necesitaba que me dijera cómo jugaba el equipo”, señaló.

Por último, dio detalles sobre la conversación que mantuvo con Matosas: “Hablamos un minuto de futbol y entonces me dice: ‘Jugaste en Estudiantes y Boca, mi equipo te genera diez o doce jugadas de peligro de gol. Necesito uno que meta diez, que me termine las jugadas”, cerró.