En medio del parate del fútbol argentino, muchos jugadores terminaron sus vínculos con los clubes el pasado 30 de junio. Por el lado de Independiente, Leandro Fernández finalizó su contrato y todavía no dio a conocer la resolución de su futuro. Sin embargo, los dirigentes tienen intenciones de que renueve con la institución.

Ante la situación del delantero, Jorge Burruchaga, mánager de Independiente, explicó: “Se termina el contrato, pero las conversaciones siguen. En cuanto a lo legal, hoy termina su vínculo en el club, pero las conversaciones van a seguir porque hoy los tiempos no son los mismos que los que serían si no hubiera pandemia. Hay voluntad de las dos partes para arreglar, aunque no es fácil. Yo no lo doy por descartado, él queda libre, pero desde hace seis meses que podía negociar con otro club porque el reglamento lo amparaba y siempre mostró buena voluntad. Queda libre pero la idea nuestra y del representante es ir viendo qué pasa día a día”, manifestó.

Respecto de la continuidad de Andrés Roa en Independiente, reveló: “Roa está casi adentro. El fútbol en estos tiempos es tremendo y más con la situación que estamos atravesando. Hay mucha incertidumbre. Lo económico, si bien siempre tenemos problemas, se agrava por la situación general. Nos pusimos de acuerdo con Deportivo Cali por los modos de pago del otro 50%. Esto se tenía que definir en el día de hoy. Puedo decir que está casi arreglada la continuidad de Roa en el club”, aclaró.

“Por lo que hablo con otros managers y gente de otros países, la problemática está en todos lados y México no es la excepción. El problema económico que estamos atravesando y lo que vendrá después complica a todos. Hoy está caído, pero hay otros clubes que están interesados en él”, subrayo Burruchaga sobre el pase de Martín Campaña a Pumas de México.

Por último, contó cómo afrontará el club la reducción del presupuesto, lo que conlleva a disminuir los contratos de los jugadores: “La idea mía no es hablar de números ni de nombres, sino de charlas individuales y de charlas que nos lleven a un punto en común. Esas charlas igual se iban a llevar a cabo aunque no haya pandemia, ya que iba a ver un diagnóstico deportivo y de rendimiento junto a Pusineri. Yo sabía que la idea del club era, en lo posible, tratar de bajar el costo que se había ido muy arriba, pero yo soy partidario y estoy convencido de que a partir de una charla y de encontrar un punto que le sirva a todos, se puede lograr recuperar algunos jugadores”, sentenció.