El defensor paraguayo volvió hoy a entrenarse con el Milán, sentenciando de esta manera su continuidad en el rojinegro y cerrándole de manera definitiva la puerta al Xeneize. Hubo un poco de cada lado, él no se esforzó como esperaba el cuerpo técnico y los dirigentes no tuvieron la paciencia para cerrar al marcador central.

Pero en el fútbol nunca está todo definido, por eso el representante de Gustavo Gómez le avisó a Angellici que seguían con ganas de negociar. Mientras tanto el paragua se mueve bajo las órdenes de Genaro Gattuso.