La agenda de Nicolás Burdisso una vez que asumió como manager fue ardua pero concisa: encontrar un técnico acorde y fichar refuerzos que le den seguridad a un plantel que se quedó con las manos vacías. Uno de los apuntados fue Jorman Campuzano, el cafetero que llegó para darle equilibrio al equipo. Consultado por la incidencia del Apache, fue certero al aclarar que “se está poniendo el equipo al hombro. Sabemos de su importancia para la institución. Está para jugar el partido que sea, por algo ha hecho una carrera extraordinaria. Tiene que disfrutar de su fútbol”.

Las críticas por los planteos conservadores de Gustavo Alfaro no tardaron en aparecer, sin embargo el volante es consciente de que el rodaje aparecerá con el desarrollo de una idea. “Hay nuevo entrenador, nuevos refuerzos y es un nuevo proceso, pero en Boca no hay tiempo. Si te traen es porque te vieron las condiciones. En este momento nos toca trabajar mucho, sabemos que no hemos dado la mejor imagen, pero la Libertadores es distinta a todo. Es una motivación más y cada partido es diferente”, explicó en Cómo Te Va.

Complementado en el círculo central con Iván Marcone, contó qué es lo que le pide ‘Lechuga’ para cubrir la salida de Pablo Pérez, a préstamo en Independiente. “El entrenador quiere que sea un ayudante, que le dé una mano, que me suelte. De a poco nos vamos entendiendo, y sé que lo vamos a mejorar mucho”, aseguró.