¿Cómo explicar que River jugó el mejor partido del año, goleó 4-1 con baile a Atlético Tucumán pero que aun así se quedó afuera de la Copa Superliga? La respuesta es el tanto de Toledo en el inicio del complemento que terminó siendo oro para el Decano y el desencanto del Millonario reflejado en las declaraciones de Milton Casco al final del juego.

“Una desatención en una pelota parada nos costó el partido. Ganamos, pero no conseguimos lo que queríamos”, dijo el lateral, que volvió a jugar luego de casi tres meses y fue de los mejores en cancha.

Y añadió. “Es una pena que hayamos quedado eliminados por el partido que hicimos”.