La novela del invierno por excelencia. Con Argentina fuera del Mundial, Mauro Zárate se encargó de generar una polémica que desplace las críticas por el mal rendimiento argentino en Rusia: prometerle a Vélez seguir ahí pero a los dos días irse a Boca. En una especie de cadena nacional, diferentes protagonistas de la institución velezana salieron a criticar con dureza al delantero. A las palabras de Sergio Rapisarda, presidente del club, y José Luis Chilavert, ídolo histórico, se sumó Pablo Cavallero, actual manager actual: “Nos dijo que iba a seguir en el club. Estábamos esperanzados. El jueves nos dimos la mano y afirmó que seguía. Faltó a su palabra”.

A su vez, quien vistió la camiseta de Vélez entre 1996 y 1998, cerró: “Estoy sorprendido porque habíamos llegado a un acuerdo con Mauro Zárate. En mi oficina nos dijo a mí y al presidente Sergio Rapisarda que iba a continuar en Vélez”.