Hace un mes, por los octavos de final de la Copa Libertadores, Boca enfrentó a Cerro Porteño. En el partido jugado en Paraguay, cuando el conjunto dirigido por Guillermo Barros Schelotto ganaba 2 a 0, Cristian Erbes cometió una infracción dentro del área y el encargado de lanzar el penal fue Cecilio Domínguez, el cual definió picándosela a Agustín Orión. Aquella noche, Domínguez fue el mejor de su equipo y seguramente fue el factor que haya despertado el interés, aunque avisó: “La verdad que nadie me comentó que la gente de Boca me quiere”.

“A mí me gustaría ir a Boca. Es algo que es indudable, a todos les gustaría jugar en un equipo grande como es Boca. Si es cierto, estoy muy orgullo de mí, de lo que estoy haciendo. Tampoco me meto de lleno en eso porque nadie me habló y no sé si es cierto, ahora estoy disfrutando de mis vacaciones y después me meto en Cerro porque tengo contrato con ellos”, dijo el paraguayo en Sportia, programa emitido por TyC Sports.

El atacante de 22 años admitió sentirse feliz por el interés, pero aclaró: “A mí me gustaría jugar en Boca, pero si no se da, no se da”.