Por la fecha 21, Rosario Central recibió en el Gigante de Arroyito a Gimnasia y Esgrima La Plata y ganó por 2-1. El Canalla arrastraba un invicto de cinco partidos con cuatro triunfos y un empate; por otra parte, el Tripero llevaba ocho partidos sin ver la derrota (siete victorias y un empate).

El Lobo abrió el marcador al minuto y medio de juego: pelotazo largo, Nicolás Mazzola bajó la pelota por el lado izquierdo, la aguantó y tiró el pase a la mitad de la cancha, la pelota la encontró Brahian Alemán que ingresó con pelota dominada al área canalla para picársela a Diego Rodríguez y salir gritando el 1-0 para la visita. Después de esta acción, Gimnasia le entregó la pelota y el juego a Central.

El Canalla dominó la mitad de la cancha con buen juego y salió en búsqueda del empate. El planteo defensivo del platense obligó a los dirigidos por Paolo Montero a probar desde afuera del área, Damián Musto y Washington Camacho se encargaron de poner a prueba a Alexis Arias, que respondió de manera excelente. En la mitad del primer tiempo el dominio de central se veía en la posición en cancha, el partido se jugaba en terreno mens sana.

A los 35 minutos, córner para la Academia ejecutado por Federico Carrizo que conectó con Musto, el cabezazo dio en el palo y volvió a respirar Gimnasia que no podía salir del asedio. Recién en el minuto 43 el Lobo volvió al área de Central: Alemán ingresó con pelota dominada, pero Pinola logró disipar el peligro; de esa misma jugada salió la contra del Canalla que Camacho no llegó a conectar para llegar al empate.

El segundo tiempo arrancó con la misma intensidad. Central salió bien arriba a buscar el empate con la misma fórmula: remate desde afuera. A los 56 minutos, Marco Ruben se fue expulsado por pisarle el pecho a Mauricio Romero, el revuelo hizo que el partido se detenga por varios minutos. Con un jugador más, Gimnasia se organizó mejor y parecía tener controlado el encuentro. Pero Central no bajó los brazos y Montero mandó a la cancha a Maximiliano Lovera por Leonel Rivas y a Fabían Bordagaray por Cristian Villagra. Los cambios le aportaron un poco de control de pelota y velocidad a la hora de encarar a los centrales triperos.

En el minuto 82, después de una excelente jugada colectiva Musto habilitó a Camacho que, con un remate cruzado al palo derecho de Arias, logró marcar el empate. Gimnasia quedó tocado por la igualdad y en el minuto 86 el Canalla lo definió, con una contra dirigida por Federico Carrizo que tiró el centro y Germán Herrera cambió por gol. Por los incidentes Fernando Echenique agregó ocho minutos de recupero. Gimnasia pecó por su forma de juego y se acordó tarde de atacar, el partido estaba definido. Rosario Central demostró carácter y un gran nivel futbolístico.

https://www.youtube.com/watch?v=1XscfpZGHjI