Ricardo Centurión estuvo invitado a la mesa de Mirtha Legrand, y habló sobre los festejos de Racing tras la consagración de la Superliga: “No me invitaron a los festejos. He cometido errores profesionales con el técnico, me desafectaron y me bajaron a Reserva. Fui parte importante del campeonato, me siento así, pero no pude estar”, señaló.

Con respecto a los silbidos de parte de los hinchas en el Cilindro de Avellaneda, soltó: “Me sentí dolido. Yo dije lo que no quiere escuchar mucha gente. Cuando tengo que trabajar y entrenarme, soy el primer que está”, deslizó.

Sobre la decisión de no continuar en Racing, apuntó: “Fue decisión del entrenador (Coudet) y del mánager (Diego Milito). El presidente (Víctor Blanco) fue el que más quiso que esté con el plantel”, indicó. Consultado por Mirtha por lo sucedido con Coudet, resaltó: “Justo jugábamos con River, me identifico con Boca e íbamos perdiendo. Era la frutilla del postre para River. El entrenador decidió ponerme y todo el estadio comenzó a cantarme cosas. Estoy arrepentido y me hago cargo”, afirmó.

“Están esperando que me equivoque. No puedo vivir la vida en Buenos Aires. No puedo subir una historia. Si subo una historia como anoche, la levantan todos los diarios y el título es que me gusta salir de noche. La sacan de contexto”, manifestó Centu.

Por último, habló sobre los consejos de Oscar Ruggeri: “Que vengan de parte de él, siendo campeón del mundo, a mí me hace bien”, cerró.