Superó los exámenes que le realizaron para descartar secuelas del COVID-19 y la metió en el ángulo. Tal es así que Rafael Santos Borré podrá volver a la titularidad si Marcelo Gallardo así lo desea para la cuarta jornada de la Copa de la Liga Profesional.

Habiendo obtenido primero el alta epidemiológica, concurrió al Centro de Diagnóstico Rossi para someterse a una RMN cardíaca (resonancia magnética nuclear), como así también chequeos de laboratorio y una ergometría.

El delantero, así, concluyó con un parate obligatorio de 12 días en los que estuvo aislado a su pareja Ana Caicedo y su bebé recién nacida, Guadalupe, quien el lunes cumplirá un mes. Hubo 48 horas de confinamiento preventivo luego de tomar conocimiento de que había mantenido un contacto estrecho con un infectado. Y, posteriormente, otros diez desde que un hisopado confirmó su contagio.

Mientras tanto realizó ejercicios livianos de mantenimiento (bicicleta fija y trabajos con pesas) monitoreados por el cuerpo técnico para no abandonar la rutina. Finalmente, su apellido apareció en la lista de convocados que visitará el Florencio Sola con una alineación alternativa pensando en el duelo del martes, contra Athletico Paranaense, por Copa Libertadores.