Boca venció 1-0 a Temperley, en La Bombonera, por la 15ta fecha de la Superliga y se afianza como único líder.

Le costó hacerse de la victoria al Xeneize ya que, a contramano de lo que se podía esperar, su rival planteó un inteligente partido de lucha en la mitad de la cancha y a Boca se le dificultó hacer pie en el primer tiempo, más allá de que siempre fue superior en cuanto a la tenencia de la pelota y situaciones de gol.

Recién en el segundo tiempo pudo destrabar el juego con un gol de Fabra a los 15 minutos. El colombiano quiso tirar un centro desde la izquierda, pero la pelota le bajó sorpresivamente a un Ayala descolocado y se metió al fondo del arco.

Con la ventaja inicial, el encuentro no cambió y el resultado se mantuvo en suspenso hasta el final, aunque Tevez dispuso de un penal para ampliar el marcador, pero Ayala le tapó el remate.

Boca se quedó con una victoria que le sirve para seguir mirando con comodidad a todos desde arriba (hoy aparece Talleres como escolta, a siete puntos), pero sabiendo que no hizo un buen partido ante un Temperley que cada vez se hunde más en lo promedios.