Racing se prepara para la gran fiesta tras la consagración de la Superliga 2018/2019. El domingo jugará ante Defensa y Justicia, y luego recibirá el trofeo. Eduardo Coudet se refirió a la posibilidad de que Ricardo Centurión sea partícipe de los mismos: “Es parte de esto y nadie se lo va a quitar. No tengo ningún problema ni soy quien para juzgar a las personas. Sí para conducir un grupo”, declaró en diálogo con Radio La Red.

Sobre lo ocurrido en la cancha de River, afirmó: “Hubo un acto de indisciplina y tuve que tomar una determinación. Es un buen chico y esto no hace que le tenga cariño. Hice todo lo que estaba a mi alcance para ayudarlo, contenerlo y que se sintiera mejor. Hubo un momento en el que sentí que no alcanzó y que me estaba exponiendo frente al grupo, algo que ya había ocurrido antes. Tengo más futbolistas de los que encargarme y responderles”, puntualizó.

“No hubo cortocircuitos, pero sí discusiones. Y seguro habrá más. Es sentarnos a hablar y opinar, pero no agarrarnos a piñas. Es un tipo extraordinario y fiel, como yo. Somos frontales. Nos podemos enojar y hasta a veces de más. No se puede coincidir en todo. Cada vez se desempeña mejor y le hace muy bien a Racing”, explicó el Chacho sobre los rumores de una pelea con Diego Milito, mánager de la Academia.

Con respecto a su futuro, aclaró: “No hay que mirar más allá del presente. Estoy contento. Tuve por lo menos cuatro ofertas en este tiempo para poder salir. Lo saben los directivos. Ellos siempre estuvieron informados, por eso están tranquilos”, reconoció.

Por último, habló sobre los festejos en el Obelisco: “Lo de la gente fue emocionante, porque no se esperaba ese marco”, cerró.