Los ídolos quedan inmortalizados en la historia, es indudable para cada uno de los que conforman un romance intrínseco con un club. Ahora fue el turno de Fabián Cuberto, que en un José Amalfitani conmovido, colgó los botines en la victoria 3-1 ante Colón.

“Mi despedida se dio como soñaba, lo disfruté mucho. lo primero que quería era que Vélez gane, después si podía entrar unos minutos mucho mejor”, expresó quien ostenta el récord de 633 partidos en el Fortín.

Sobre su futuro, anticipó que pretende “correrse un poquito de la cancha” y ocupar algún puesto dirigencial en la institución. “Lo vengo hablando hace rato el tema del retiro. Estoy tranquilo, esperando a que termine la última fecha, la idea es seguir ligado a la institución y con otros proyectos que todavía no fui avanzando”, agregó en TyC Sports.