Jorge Almirón exhibe preocupación, puertas adentro y afuera, por los refuerzos que aun no llegan para este San Lorenzo que tendrá Libertadores en 2019. Más allá de los arribos de Loaiza, Torres y Monetti, el técnico sabe que no es suficiente para pelear. Conscientes de la situación, este jueves Marcelo Tinelli y Matías Lammens viajaron a Porto Alegre para darle tranquilidad al DT.

Caídas las negociaciones por Trauco y Mancuello, Almirón sabe que la dirigencia deberá responder y es por eso que se esperan novedades en las próximas horas. Cabe destacar que el primer partido oficial de CASLA será en apenas diez días, ante Huracán. ¿Le darán el gusto al entrenador?.