Luego de anunciar su salida de Roma el futuro de Daniele De Rossi quedó envuelto en suposiciones: ofertas del Calcio, Estados Unidos y una jugada de Nicolás Burdisso para traerlo a Boca, y finalmente, tras evaluar el retiro, se habría decidido por vestir la Azul y Oro.

“No podía terminar mi carrera sin jugar en Boca”, fue la frase que utilizó De Rossi ante los medios italianos para aclarar su situación. Claro que por el momento no hay nada oficial pero parece ser que a los 36 años el volante se decidió por vivir un sueño que confesó más de una vez.

La amistad con Nicolás Burdisso alimentó el deseo del director deportivo del Xeneize, que en su momentó comenzó las gestiones y hoy, después de las vacaciones de De Rossi, el italiano meditó y ahora puede calzarse la camiseta de Boca.