Mediante la publicación en el Boletín Oficial se dispuso la aplicación del derecho de admisión por un hecho que se remite al pasado 20 de septiembre de 2018 ante Rosario Central, en La Bombonera.

Según remarca el comunicado la sanción para los 168 simpatizantes se debe a que “intentaron ingresar de manera ilegal con carnets cambiados o apócrifos”. Acto seguido fueron identificados y agregados al listado de restricción, por el lapso de 12 meses, que pertenece al ministerio de Seguridad que encabeza Patricia Bullrich.

“Las barras bravas manejan una serie de negocios ilegales alrededor del fútbol y uno de ellos es la reventa de entradas, que junto con la falsificación de carnets son las actividades que históricamente han utilizado estos grupos para financiarse”, agregó el organismo estatal.

Además se decretó idéntica restricción por un año para ocho hinchas de dos equipos de la Liga Cañadense de Fútbol, quienes intervinieron en hechos de violencia entre Deportivo Barraca, de la localidad de Armstrong, y Williams Kemmis, de Las Rosas, en la provincia de Santa Fe.